S.I.R.V.E.


“…El concepto principal del modelo SIRVE es que independientemente de su cargo o título, las personas que quieren ser grandes líderes deben asumir una actitud de servicio a los demás. Los líderes pueden encontrar un sinnúmero de formas de servir a las personas a quienes dirigen, y siempre deben estar alertas para detectar maneras novedosas y diferentes de hacer esto. Sin embargo, existen por lo menos cinco maneras cruciales de servir si quieren ser los más eficaces posible.

En primer lugar, deben ser capaces de visualizar el futuro y estar dispuesto a hacerlo (de allí la S de SIRVE). Tienen que ayudarles a las personas a quienes dirigen a ver el lugar de destino, así como las ventajas que representa avanzar hacia allá. Todos tienen que saber quiénes son, hacia dónde se dirigen y qué los guiará en el camino.

La I de SIRVE representa implicar y desarrollar a otros. Implicar o comprometer tiene dos aspectos. El primero es buscar y seleccionar a las personas idóneas para el cargo correcto. Eso significa que el equipo debe contar con los jugadores adecuados. El segundo aspecto es que se debe hacer todo lo posible por comprometer el corazón y la mente de todos los miembros del equipo. Muchos líderes acostumbran emplear las manos pero nada más. Se tiene que aprovechar de la gente mucho más que sus manos.

Reinventar continuamente corresponde a la R. Aquí es donde realmente se destaca nuestra creatividad. El líder debe estar dispuesto a reinventar en tres niveles por lo menos. El primero es personal. Algunas preguntas claves que es preciso hacer son: ¿Cómo estoy aprendiendo y creciendo como líder? ¿Qué estoy haciendo para instar a otros en mi grupo a aprender y reinventarse a sí mismos constantemente?

El segundo nivel de reinvención son los sistemas y procesos. Debemos preguntarnos y también preguntarle al equipo, ¿Cómo estamos haciendo el trabajo? ¿Qué cambios mejorarían nuestra habilidad para servirle a los clientes y servirnos unos a otros?

Y finalmente, el tercer tipo de reinvención se refiere a la estructura de la organización. Una buena pregunta para formular en este caso es, ¿qué cambios estructurales es preciso hacer para ser más eficientes y eficaces? Los líderes tienen que estar haciéndose ese tipo de preguntas.

La V representa valorar los resultados y las relaciones. Debemos valorar primero a nuestros clientes, y ese valor orienta nuestro comportamiento y garantiza nuestro éxito continuado. Se pueden obtener mejores resultados financieros si se establecen buenas relaciones. Tenemos que asignarle a las relaciones un valor igual al que les asignamos a los resultados. Se trata de “el uno y el otro”, y no, “el uno o el otro”.

Por lo general les enseñamos a las personas las habilidades importantes que necesitan para obtener resultados: solución de problemas, toma de decisiones, entre otros. Pero debemos construir relaciones y conectarnos con las personas. Valoramos las relaciones cuando escuchamos a los demás, invertimos tiempo en ellos, nos interesamos genuinamente por sus asuntos y reconocemos sus esfuerzos.

El liderazgo a un nivel mas alto incluye resultados y relaciones.

La E representa encarnar los valores. Este es un aspecto fundamental y continuo. Si perdemos credibilidad como líderes, nuestro potencial de liderazgo se verá muy limitado. No podemos limitarnos a expresar los valores, aunque es importante, debemos demostrarlos.

Un buen líder no debe caer en la trampa de predicar mas no aplicar. Además debe actuar con humildad, los mejores maestros son los que saben que no conocen todas las respuestas.

Lo más importante que debe hacer un buen líder es preparar a su equipo para pasar el bastón de mando, el método SIRVE no tiene sentido si no formamos a nuestros seguidores para crecer y superar nuestras expectativas…”

Ken Blanchard
Mark Millar


Ser capaz de ver el futuro
Implicar y desarrollar a otros
Reinventar continuamente
Valorar los resultados y las relaciones
Encarnar los valores

Entradas similares

Cerrado

No se permiten nuevos comentarios