Colóquelo sobre el órgano…


Una señora que estaba cumpliendo 80 años, muy admirada en el pueblo porque era la única profesora de órgano, recibe una llamada telefónica del cura del pueblo notificándole que la visitaría en la tarde a su casa para darle la felicitación por su onomástico.

Cuando el cura llegó a la casa de la anciana, se da cuenta que sobre el órgano que tenía la viejita en la casa había un jarrón de vidrio lleno de agua con un condón flotando. El cura no puede creer lo que ve y trata de disimular su asombro ante la viejita.

Luego de un rato hablando sobre todo lo que la viejita había hecho en 80 años de vida y haberse tomado dos cafecitos, el cura sigue atónito de ver el condón flotando en la jarra de vidrio, no se aguanta más y decide salir de su curiosidad y le dijo:

“Perdona hijita, pero acláreme algo: ¿me podrías explicar qué es esto? (apuntando al jarrón).

“Ahhh, claro que sí, ¿no es maravilloso?. El año pasado estaba caminando yo por el pueblo y de pronto encontré un sobrecito en el piso que decía en letras muy pequeñas: “Colóquelo sobre el órgano, manténgalo húmedo y prevendrá cualquier enfermedad.
Y como puede ver, no me ha dado ni una sola gripe en un año!!!…

Entradas similares

Cerrado

No se permiten nuevos comentarios